California 2: Surf Shack

Las que nos seguís en redes sociales sabéis que acabamos de volver de California, donde hemos ido 10 días de viaje a Los Angeles y Palm Springs (podéis ver el post aquí de nuestra estancia en Palm Springs).

Nosotras solemos viajar con airbnb porque nos gusta quedarnos en casas de gente que vive allí, siempre te ayudan con lo que necesites y las experiencias a lo largo del mundo han sido estupendas.

En este caso creo que hemos estado en la más bonita del mundo, una cabaña de invitados en el backyard de una casa en el centro de LA, donde nos gusta quedarnos para tener todo a mano, entre Culver City y Jefferson. Os dejamos el enlace por si la queréis alquilar, ya que Jamie e Ian son fantásticos anfitriones, y la casa era simplemente perfecta.

Descubre nuestra CABAÑA en Los Angeles

Nos gustó tanto que les pedimos si podíamos hacer una sesión de fotos y enseñároslos a todos acompañadas de nuestros productos de Casa. Estuvieron encantados, así que nos permitimos el lujazo de enseñaros nuestra casita en LA.

California 2: Surf Shack

La casa tiene las medidas perfectas para 2 o tres personas, con una salón, una cocina, el dormitorio, el baño y la joya de la corona, que es su propio patio trasero para descansar o desayunar.

El salón es una pieza muy sencilla presidida por una tabla de surf que le da un toque muy californiano. Nosotros no dudamos en hacerla nuestra con un cojín grande Varadero, un cojín pequeño Portobelo y un saco grande Sotogrande para los vinilos.

California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack

La cocina estaba pegada a la entrada, y la luz de la mañana era perfecta para contestar los mails con 9 horas de retraso con respecto a España, y mientras tomar un buen té recién hecho.

Lo bueno de estar en tu propia casa es que vas a la compra y llenas la nevera, lo que te permite hacer menos comidas fuera y descansar. En nuestro caso esta vez nos compramos muchísima fruta y zanahorias en Trader Joe´s y lo usábamos de snack.

Nos llevamos nuestra funda de ordenador con todos los cargadores dentro para todo el viaje.

California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack

El dormitorio estaba en la parte de atrás, y tenía lo justo y necesario. Lo más útil siempre el enorme espejo de cuerpo entero, ojalá todas las casas tuvieran uno así de bueno.

Las baldas de la pared y un par de armarios nos tenían con suficiente espacio para todas nuestras cosas.

Como buenas zubis, viajamos con un montón de ellos, ya que como no pesan y nos cambian cualquier look, podemos viajar con básicos y muuuchos bolsos. Somos unas suertudas, lo sabemos.

California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack

El baño contiguo ya lo visteis en la newsletter anterior, pero aquí os lo enseño mejor. La ducha tenía una estupenda presión y lo mejor las vistas desde la ventana de la bañera, no se puede pedir más.

Para completar el estilo californiano, en el exterior teníamos otra ducha para volver de la playa impecables.

Por supuesto nos llevamos nuestro Beauty Bag Sotogrande y aprovechamos para guardar las toallas en un saco pequeño Dalmatia.

California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack

Y como lo mejor hay que enseñarlo al final, aquí tenéis el sitio donde era una delicia pasar un rato por la tarde, descansar y mirar a las palmeras que rozan el cielo de la Ciudad de los Sueños.

El azul pedía amarillo a gritos, así que sacamos los cojines Varadero, grande y pequeño, y por supuesto el cojín Portobelo pequeño.

California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack
California 2: Surf Shack

Ya os iremos descubriendo más de Los Angeles post a post para que disfrutéis tanto como nosotras de su clima, su comida y su gente.

Buen viaje a todos!

 

California 2: Surf Shack

Productos Relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. ivana

    me encanta el aire que se respira y me he enamorado del “neceser” !
    besotes