Conciliar no es sólo cosa de madres

Estos últimos años no dejo de oir hablar de la conciliación, y veo en mis redes sociales que las Malas Madres están empujando con todas sus fuerzas para conseguir cambios sustanciales en esta parcela, pero creo que no pueden ser sólo ellas las que lo hagan, ya que conciliar nos atañe a todos.

Yo no tengo hijos, pero tengo una vida, una familia, unos amigos con los que quiero pasar tiempo, y sobre todo quiero pasar tiempo conmigo misma.

Conciliar no es sólo cosa de madres

 

Reflexionando sobre mi conciliación me doy cuenta de varias cosas que he hecho en esa dirección y que conciden con cualquier familia. He ajustado mis horarios a mi tipo de vida, he dejado de hacer cosas para tener tiempo de hacer otras y he renunciado a determinados cambios por mantener el status quo actual. Pero mi caso es especial, soy una empresaria que junto con mi hermana hemos creado un entorno laboral a nuestra medida y esto no está al alcance de todos.

Para crear este entorno a mi medida he llevado a cabo un proceso de estudio de mi vida, de mis rutinas y de mis necesidades que me ha hecho configurar mi vida a mi medida y darme cuenta con más claridad de los problemas de los que no tienen esa posibilidad.

¿Porqué que pasa de los que viven a 1 hora de su trabajo en hora punta? ¿de las moles de oficinas en las afueras? ¿de los barrios residenciales sin tiendas?¿de tener que ir a comprar a un centro comercial? Creo que ahí está el problema para conciliar.

Si cada mañana hay que montarnos en un coche con o sin niños, ir al colegio a 20 minutos, después a un trabajo a 30 minutos de distancia, llevarnos la comida que hemos hecho en casa en un tupper, aguantar a compañeros que pierden el tiempo en el trabajo o salen a fumar constantemente y que mis 6 horas megaproductivas parezcan nada al lado de las 12 horas de procrastinación de otros, salir corriendo a recoger niños otros 30 minutos, llevarles a alguna actividad, volar a casa, hacer deberes, preparar cena, baños, mi comida del día de mañana, e incluso ver una serie y terminar el día casi sin vivir. En este caso hay niños, pero cuando no los hay la vida es muy parecida, normalmente con mas horas de trabajo o con tus propias actividades extraescolares o deporte para no perder la última actividad de moda, o el último restaurante a descubrir.

Esto no es vida, esto no es conciliar.

No enfrentamos a un nuevo mundo en el cual es muy posible que nadie vaya a tener jubilación, que trabajemos toda nuestra vida y que en este trabajo dejemos parte de nuestra felicidad. Así que abogo por un cambio que va más allá de la hora de salida o entrada del trabajo, o el teletrabajo, abogo por un cambio en la sociedad que es necesario para todos.

Los cambios deben ser mayores y deben pensarse desde la ciudad en la que vivimos, la casa que nos da cobijo y la salud que tenemos que tener. De nada sirve que se recomiende comer bien, hacer ejercicio y dormir 8 horas si pasamos horas en desplazamientos inútiles o en esperas sin sentido, nuestro tiempo es valioso y no estira por mucho que lo intentemos, así que veamos donde podemos mejorar.

Creo que todo el mundo debe vivir en entornos cercanos a su trabajo, en barrios grandes donde ir a trabajar, comprar, ir al colegio y vivir, a distancias accesibles a pie con las que ahorrar tiempo y contaminación y creo que en esto debe ayudar toda la sociedad.

Creo que el gobierno debe ayudar a este cambio, ¿cómo? Potenciando que los trabajos, las casas y los servicios se encuentren en el mismo barrio, que se premie a las empresas que en vez de levantar moles donde todo el mundo debe llegar en coche contaminando, aboguen por crear lugares de trabajo a menor escala donde trabajar cerca de casa o en casa por supuesto, cerca de un parque para hacer ejercicio, cerca de un mercado para hacer la compra, cerca de un colegio donde estudien los niños y que al final la sensación de comunidad, la seguridad en la calle y la calidad de vida sean mayores.

Y por supuesto esto aplica a hombres y mujeres, todos son responsables de una vida en sociedad sana, y como es bien sabido, hace falta una tribu para criar un hijo.

Así que vamos a defender de una vez todos nuestra felicidad, porque conciliar es vivir!

Mi serie del verano

Mi serie del verano
Los días de vacaciones los pasamos mayoritariamente fuera de casa aprovechando el tiempo al máximo, pero ¿qué hay de esos ratos  después de comer, cuando llegas a casa después un largo día de playa o de dar un agradable paseo de tarde? Pues que es el momento ideal para  relajarte viendo una buena serie! ... leer más

16 recomendaciones de libros para este verano, un poemario único y un libro que te enseñará a aceptarte como eres por Carolina Isasi

16 recomendaciones de libros para este verano, un poemario único y un libro que te  enseñará a aceptarte como eres por Carolina Isasi
Pensando en las hermanas Zubi, siempre vitales y repletas de nuevas ideas, mujeres fuertes que me inspiran, he hecho esta pequeña recopilación de libros que creo que va a gustar. No sólo a ellas (aunque el de Los Ángeles es un guiño claro a las hermanas) sino a todas las que seguimos a Zubi. ... leer más

5 formas y 5 ocasiones para ponerse el caftán de zubi

5 formas y 5 ocasiones para ponerse el caftán de zubi
Si hay una prenda que se ha convertido en un clásico con el paso de los años, esa es el elegante caftán. Esta icónica pieza, de procedencia marroquí, se reinventa temporada tras temporada para volverse un imprescindible en nuestros armarios durante el verano. Con cuello de pico o mao, largo o corto, sin costuras ... leer más