Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer

¿Os habéis dado cuenta de que en dos sábados estaremos dando la bienvenida al nuevo año? ¡2022 viene pisándonos los talones! Nosotras estamos haciendo un sprint final ¡que nos está dejando sin aire! Está siendo un año de crecimiento, de retos, nuevos proyectos… y en estas últimas semanas de algunos imprevistos. ¿Y el lado bueno? El cariño, el apoyo y la confianza de todas las personas que estáis al otro lado.

Nos lo habéis demostrado muchas veces y acabáis de hacerlo hace muy pocos días, cuando celebramos Thanksgiving. Si os acordáis, en zubi no hacemos Black Friday. Preferimos “Dar Gracias”, y cada año en esas fechas donamos un porcentaje de nuestras ventas a una acción social. Este año nos pareció buena idea destinar el 15% de todas las ventas al Banco de Alimentos de Madrid, una fundación que lleva más de 25 años trabajando con personas sin recursos y que actualmente hace llegar alimentos a más de 190.000 personas en la Comunidad de Madrid.

Bueno, pues tenemos una gran noticia que daros, porque gracias a vuestras compras vamos a donar casi 3.400€ al Banco de Alimentos y estamos muy contentas de poder aportar este granito de arena a la gran labor de esta fundación. Además, hemos tenido la suerte de poder conocer en primera persona su trabajo y visitar su sede. El Banco de Alimentos nos ha abierto sus puertas y hoy les abrimos las puertas de nuestro podcast para charlar con Mila Benito, directora de Marketing y Comunicación del Banco de Alimentos de Madrid.

Los 3.400 euros que hemos donado desde zubi suponen ¡4.000 kilos de alimentos! “Estas ayudas son muy importantes porque además, cuando ayudamos a una familia en la cesta de la compra, supone un desahogo para que puedan pagar otros recibos… Y eso les ayuda mucho”.

Sin duda, los datos que nos ha dado Mila ponen todavía más de manifiesto la necesidad de una fundación como la suya y más desde la pandemia que, según nos contaba, “ha acentuado una crisis que ya veníamos arrastrando desde 2008”.

Charlando con Mila hemos descubierto que el Banco de Alimentos trabaja en muchos frentes. Por un lado, tiene como objetivo concienciar a la sociedad sobre el despilfarro de alimentos y la falta de recursos; y al mismo tiempo, el Banco de Alimentos promueve la economía circular para evitar el desperdicio de alimentos en todas las fases de la cadena alimentaria

El año pasado, de los 23 millones de alimentos que distribuyó el Banco de Alimentos, más de 11 millones eran de alimentos de recuperación, que hubieran sido destruidos. “Aprovechamos todo ese excedente para hacerlo llegar a personas que lo necesitan, fomentando además la economía circular”.

Una de las cosas que más nos ha impresionado al conocer su sede y en la entrevista con Mila Benito ha sido descubrir la gran logística que son capaces de mover: este año han distribuido nada menos que ¡26 millones de kilos de alimentos! El Banco de Alimentos tiene varias fuentes de suministro de alimentos que luego distribuye y entrega a las 565 entidades sociales con las que trabaja. “Estamos organizados como lo estaría una gran empresa de distribución de alimentos. Somos una fundación con mentalidad de empresa, si no esto no funcionaría”.

Un gran trabajo para llegar a miles de personas, muchas más de las que podamos imaginar, porque la pandemia no solo ha aumentado estas cifras, también ha extremado la necesidad de muchas familias. Y a todas ellas se ha unido un colectivo que nunca antes había necesitado ayuda, muchos hogares de clase media, monoparentales y monomarentales, matrimonios jóvenes españoles que vivían al día y que de repente, por un batacazo de la vida, se quedan en paro y no llegan a fin de mes. “Estas personas no estaban acostumbradas a pedir ayuda hasta que les ha llegado un palo económico. Este es el nuevo perfil, sobre todo gente española joven y con niños. Y son personas que además necesitan mucho acompañamiento para que puedan incorporarse de nuevo al mercado laboral”.

La pandemia y el confinamiento fueron el detonante. “En ese momento afloró una economía sumergida que ya existía y que de repente nos encontramos cara a cara”. Y fue entonces cuando el Banco de Alimentos vivió una avalancha de peticiones de ayuda inédita en sus 25 años de historia, una situación nueva que debían afrontar con rapidez. “Cuando te encuentras en una situación de emergencia tan tremenda te das cuenta también de la capacidad que tienes para reorganizarte”. Y vaya si lo hicieron, porque en esos momentos llegaron a atender a 236.000 personas y, todavía hoy, el propio Banco de Alimentos tiene que comprar alimentos para atender esas necesidades, incluso habiendo recibido grandes donaciones.

¿Te imaginas cómo vivieron desde esta fundación la pandemia y el confinamiento? Mila Benito nos ha contado en esta charla lo tremendo de esos días, recibiendo más de 100 llamadas diarias de personas angustiadas. ¿Y cómo podían actuar? “Nuestro primer drama fue el voluntariado porque nuestra media de edad de personas voluntarias es de 73 años. ¡Imagínate! Les pedimos a todos que se confinaran en casa. Abrimos con el mínimo de personas pero es que, además, había que distribuir alimentos y no había movilidad. Ahí fue nuestra gran dificultad. Afortunadamente tuvimos mucha ayuda de otros colectivos que nos ayudaron con la distribución y respondieron también a nuestra llamada voluntarios jóvenes”.

Sin duda, la pandemia ha agravado una situación que ya era grave. En el año 2020, 1 de cada 5 personas de la Comunidad de Madrid vivía en pobreza o riesgo de exclusión social, un 15% de la población total en pobreza y 395.000 personas en pobreza severa. “Las cifras son muy duras y nos encontramos con un aumento desde la pobreza severa a la privación material severa, que es el sector que más necesidades tiene y con quien normalmente trabajamos. La pobreza se ha hecho más dura. Hay cosas que nos parecen muy básicas pero que estas personas no pueden permitirse, como calentar su casa o comer proteína dos veces por semana”.

Mila Benito nos cuenta en el podcast cómo están viviendo esta situación y nos explica, la gran labor que hacen para crear una conciencia social acerca del despilfarro y desperdicio de alimentos, así como de los problemas que derivan de la falta de recursos alimentarios. Somos el séptimo país de la Unión Europea que más desperdicia, ¿lo sabías? Y ahí el Banco de Alimentos trabaja con las nuevas generaciones. “Además de aprovechar los alimentos que serían destruidos, hacemos mucho trabajo de sensibilización en niños y adolescentes para que consuman de manera responsable. Estamos muy comprometidos para reducir el desperdicio de alimentos y la mayoría sucede en los hogares, compramos más de lo que necesitamos consumir; los niños se acostumbran y al final es comida que va a la basura. El hogar es la principal fuente de desperdicio”.

En esta oportunidad que hemos tenido en zubi de conocer y visitar el Banco de Alimentos de Madrid hemos descubierto, además, al gran equipo humano que está detrás. Ningún puesto directivo de la fundación es remunerado y su base es el voluntariado (con una media de edad de 60 años): 403 personas voluntarias y 33 personas contratadas forman hoy esta gran familia. “Cuando llegué me parecía un milagro, que toda la maquinaria se moviera con voluntariado”. Todas, personas muy comprometidas que en este último año, y debido a la grave situación vivida por la pandemia, han llegado a trabajar de forma voluntaria hasta 10 y 12 horas diarias.

Y quizás tú, que estás al otro lado, estás pensando en ayudar de alguna forma. Colaborar con el Banco de Alimentos es muy sencillo y todo lo explican desde su página web, donde puedes contactar con ellos: www.bamadrid.org

Todas las ayudas particulares, por pequeñas que sean, siempre suman. Fíjate, 5 euros son 7 kilos de comida y con el trabajo del Banco de Alimentos esa donación se optimiza muchísimo. Además, con las donaciones económicas también pueden comprar productos caros que también necesitan y que normalmente no llegan, como por ejemplo leches de fórmula para los 7.400 lactantes que esta fundación ayuda. Y es que todos podemos sumar, aportar o ayudar desde lo que esté en nuestras manos. Porque gracias a eso, y con la suma de “muchos poquitos”, se pueden conseguir grandes cosas.

Y con este mensaje nos quedamos en este último podcast de 2021. A todos los que estáis al otro lado, ¡gracias por seguir con nosotras en esta quinta temporada! Os damos vacaciones unas semanas y volvemos al podcast después de Reyes. El sábado 8 de enero aquí estaremos, charlando y haciendo la digestión del Roscón que nos pensamos tomar.

Desde zubi, todo el equipo os deseamos muy Feliz Navidad y que disfrutéis mucho estos días. ¿Listos para el nuevo arranque? Nosotras vamos a coger carrerilla para despedir el año y empezar con fuerza el 2022.

¡Volvemos al podcast en enero! ¡Un beso enorme!

Nota del podcast. Si quieres conocer más el trabajo del Banco de Alimentos de Madrid, colaborar, donar o ayudar de alguna forma, visita su web y contacta con ellos en www.bamadrid.org

Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Charlando con Mila Benito, del Banco de Alimentos, sobre cómo la pandemia les hizo reinventarse y crecer
Apúntate a nuestra lista de espera Déjanos tu email para avisarte tan pronto este producto vuelva a tener stock, te llegará un acceso directo a la compra y serás el primero en recibirlo