Cómo acometer el cambio de armario como una profesional

Cómo acometer el cambio de armario como una profesional

Este mes en zubi lo hemos denominado el “mes del orden”, y a lo largo de todo él os iremos dando nuestros trucos organizativos y de otras personas (menuda sorpresa tenemos en marcha!) sobre el día a día de nuestra vida.

Si hay algo que nos define mucho a las zubis es nuestra obsesión por ordenar el mundo, hasta extremos serios si nos dejan, ya que nos da paz. Que todo tenga su razón de ser, su lugar, su motivo nos relaja, así que una de las cosas que más ilusión nos puede hacer es acometer grandes proyectos de orden, a lo voy a ordenar 10 años de mi vida aprovechando el cambio de armario.

Este fin de semana he acometido uno de esos proyectos con los fríos que ya por fin han llegado. He subido del trastero, sacado de cada armario, cada altillo y cada caja toda mi ropa y zapatos, y he dicho toda! La idea, dejar de guardar cosas que no me valen, están pasadas de moda o me traen malos recuerdos, si, malos recuerdos de compras fallidas y caras que no quieres donar, pero que ocupan espacio y remordimientos.

Pero empecemos por el principio, vamos paso a paso con esta organización extrema:

1- Lo primero categorizar (a lo Marie Kondo) ir sacando toda la ropa y hacer montones por tipos, afinar mucho, camisetas manga corta, camisetas manga larga, tirantes, camisetas interiores… Para este trabajo recomiendo directamente utilizar el salón, sin remordimientos, la idea es extenderse y ver luego la altura de los montones.

2- Ya están los montones y llegan las primeras sorpresas… ¿porque tengo 20 camisetas de tirantes cuando no soporto las camisetas de tirantes? En nuestra vida, repetimos patrones sin querer, como cuando nos han convencido que el LBD (little black dress) es un básico de fondo de armario, ¿para quien? después de comprar unos 20 LBDs a lo largo de mi vida intentando parecerme a Audrey Hepburn me dí cuenta que con 1 me valía, y que mejor comprar de otros colores que me aburrían menos. Pues podemos hacer una primera selección, camisetas de tirantes fuera, las miro un poco, pero francamente no las voy a usar como llevo 15 años sin hacerlo, así que al montón de OUT. Hay varias categorías que van a correr la misma suerte, en mi caso añado los pantalones bermudas (sorpresa) y los jerseys de cuello vuelto ancho.

3- Y después de esta pequeña limpia inicial toca ponerse montón por montón, teniendo claro varios criterios: talla (si nos vale o no), estilo (si nos queda bien o no, que ya nos tenemos que conocer) y por supuesto el nivel sentimental (hay piezas de las que no me separaré porque me recuerdan momentos muy felices). Por supuesto aquí hay que probarse cosas, y mirarse en el espejo, que esto no va a ser todo fácil, hay que trabajar! Todo lo demás al montón de OUT, sin remordimientos, e intentando afinar. A veces hay que dar varias vueltas a un mismo montón hasta de verdad estar segura de lo que sale.

4- Mi última división consiste en temporadas, Primavera/Verano y Otoño/Invierno y dentro de ellas otras 2: en uso y para guardar bien organizado. Estas cajas de guardar son recuerdos, no están afectadas por cambios de armario y es muy posible que nunca me lo vuelva a poner, pero es que esas camisas de Polo de mis 15 años que tienen noches infinitas de marcha, que me ponía sin parar, y que ahorraba para comprarlas es mi infancia… así que mis 2 favoritas las guardo como oro en paño. Ojo! Sólo me permito una caja de guardar por temporada, sólo 1! No podemos parecer sherpas con miles de cajas de recuerdos, estos se encuentran en la cabeza, y hay que hacer hueco para respirar, soltar el pasado para encarar el futuro, para volar!

5- El OUT ya está terminado, y hay varios usos, el mayor donar, pero ojo, esto no es la panacea, sobra ropa en el mundo, esto no puede ser la excusa de cada temporada, hay que dejar de donar, y simplemente usar y comprar mejor. Hay otro montón de devolver, ropa de mi madre o mi hermana que no me atrevo a tirar, no es mía realmente. Y el último es el de vender, lo bueno, que nunca nos ponemos, podemos venderlo en Vestiaire Collective o en Wallapop, así al menos le sacaremos algún rendimiento.

Espero que mi momento limpia y los pasos os ayuden a acometer ese momento catártico de remover toda tu vida. Como última recomendación, buena música y un vaso de vino para animarnos!

Cómo acometer el cambio de armario como una profesional

Productos Relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree