El poder de los objetos

Tengo un problema con los objetos, me debato entre ser una minimalista de corazón y una esteta de mente. Me gustan los objetos pero una vez que los poseo me agobian, me siento responsable de ellos, de la compra que he hecho, de haberlos dejado entrar en mi vida y de la repercusión que eso tiene, y al tiempo cada vez que los uso me hacen feliz, los miro, los coloco, los uso sin parar y los venero como la obra de arte que muchos son. ¿Tiene sentido todo esto?

El poder de los objetos

De pequeña era muy egoista, lo mío era mío y ojo de quien lo tocara! Además era muy coleccionadora, tenía colecciones de gomas, de cromos, de lápices de museos, de cualquier cosa bonita que existiera, hasta de flyers de discotecas, ahí se notaba ya mi vena de diseño gráfico. Los objetos me hacían feliz, y tenerlos aún más, eran mi tesoro…

Cuando me iba de viaje volvía cargada de pequeñas cosas que ampliaban mis colecciones, y eso pese a que mi madre siempre me decía que no comprara nada y que por supuesto no trajera ningún recuerdo del viaje para ella.

Como muchos habéis visto en fotos de mi librería, El Señor de los Anillos de Tolkien ocupa un lugar destacado, es una de mis lecturas de infancia y que sirvió para educar mi escala de valores respecto a la lealtad, la amistad y la empatía, pero también sobre como los objetos nos poseen a nosotros en vez de nosotros a ellos.

El poder de los objetos
El poder de los objetos

Tengo TOC, lo he trabajado y lo mantengo a raya en muchas cosas, pero en esa época estaba en su punto álgido. Tenía muebles para todo, para mi colección de gomas había una caja específica, en un cajón de colecciones en un mueble de cosas bonitas. Y así con todo, con armarios, cocinas, muebles y hasta bajo la cama. En esta época los objetos no sólo me poseían a mi, si no que poseían todo mi espacio, cuando digo todo, era todo. Las mesas tenían que tener cajones para X, y los armarios estaban compartimentados hasta el detalle más nimio.

Que los objetos posean tu vida y tu espacio reventó con la última mudanza, con trastero grande esta vez que se llenó en 10 minutos y con objetos que no tenían sentido ya que llevaban paseándose por trasteros los últimos 15 años sin haber sido usados jamás.

Así entre en mi fase actual, la de la paz con los objetos, los miro dejo que me miren, veo si tienen uso y si la respuesta es no, los dono.

El poder de los objetos

Pero yo me dejaba poseer, y tanto! y además con una adolescencia en Madrid donde llevar X marcaba tu vida social yo lo quería tener todo, y a ser posible cada semana y para luego no usarlo mas porque ya estaba visto. Yo creo que todos debemos pasar esta fase cuando tenemos poco dinero, así te quitas la ansiedad y no te llenas de miles de cosas, jajaja.

Mi gran cambio ocurrió cuando me fuí a vivir fuera de casa, lo primero es que no me iba sola, así que juntamos nuestros cachivaches intentando fusionar mundos imposibles, y a la vez me dí cuenta que no me cabían las cosas!! Pasaba de un cuarto en casa de mis padres a una casa entera y no cabíamos, ¿cómo? Así que pasé a mi segunda fase, la de la organización, durante años fui la persona que mejor acumula cosas, no ya por cantidad si no por almacenamiento.

El poder de los objetos
El poder de los objetos

Los objetos que a ti no te hacen feliz pueden hacer muy feliz a otra persona, ese “esto es justo lo que necesitaba” si no lo siento con algo sé que no es para mi, y lo dejo marchar con alegría y alivio. En los últimos años digo con orgullo que tengo menos que hace 10 años, pero que lo que tengo me fascina, me hace feliz y todo se usa.

Ahora los objetos si tienen un poder positivo para mi, no están escondidos, están ordenados y puedo usarlos en cualquier momento. Cada cierto tiempo vuelvo a hacer pequeños repasos de si vale la pena mantenerlos, y si la respuesta es no, vuelan a otros lugares. Pienso que mis objetos también son felices aquí, a un objeto lo que le gusta es ser querido y usado, y como los muñecos de Toy Story, si no mejor pasarlos a alguien que les de nueva vida.

¿En qué fase os encontráis vosotros?

Feliz fin de semana para todos.

El poder de los objetos

PD: Todos las conocéis, pero si no es así os descubro a Arquitectura del Orden, Astrid y María José que dan nueva vida a objetos de otros. La adicción a sus mercadillos es brutal, y te da la oportunidad de encontrar justo lo que buscas y necesitas pero dando una vida a algo que si no sería desechado, cerrando de esta forma el círculo de los objetos.

Os dejo un par de videos de igtv de objetos míos que adoro y que sé que os encantan y os descubren nuevas cosas. Todas las fotos las explico en el video por si la curiosidad os tenía ahogados de necesidades.

Apúntate a nuestra lista de espera Déjanos tu email para avisarte tan pronto este producto vuelva a tener stock, te llegará un acceso directo a la compra y serás el primero en recibirlo