El sitio de mi recreo: Ibiza

La primera vez que fui a Ibiza no me gustó en absoluto. Tenía 20 años y organizamos una semana en verano 5 amigas a casa de la tía de una de ellas en San Antonio. Fuimos en coche hasta Denia y después nos embarcamos en el ferry, donde ya empezó la fiesta. Se trataba del verano de 2003, la peor ola de calor de la historia. Nos dedicábamos principalmente a salir por la noche a las grandes discotecas de entonces, y tratar de dormir por el día – imposible debido al calor. Cuando ya nos dábamos por vencidas cogíamos el coche y el mapa y nos desplazábamos a una de las calas recomendadas, donde aparcábamos a unos 2 km de distancia de la orilla y nos arrastrábamos andando hasta la playa. Juré no volver nunca jamás.

Apúntate a nuestra lista de espera Déjanos tu email para avisarte tan pronto este producto vuelva a tener stock, te llegará un acceso directo a la compra y serás el primero en recibirlo