¿Quienes seríamos sin instagram?

La pregunta que ilustra este post es más profunda de lo que podemos pensar, sobre todo para los que como yo consideramos que instagram nos ha dado mucho de lo que somos y que tenemos una deuda impagable con ellos, con una plataforma que gratuitamente nos ha permitido llegar a tanta gente y generar negocio para nosotros mismos.

El artículo del que quiero hablar hoy está escrito por Tavi Gevinson, una pionera de los blogs, editora de la desaparecida revista Rookie, actriz y escritora. En mi caso tengo la sensación de haber crecido con ella, como una hermana pequeña, la he visto en front row de un desfile con un lazo gigantes, ir a la universidad y hasta actuando.

En este artículo hiper interesante repasa la influencia que ha tenido instagram en su vida, y más o menos en la todos, con la evolución que ha sufrido, la irrupción de los influencers y el que se haya convertido en un canal de venta.

¿Quienes seríamos sin instagram?
¿Quienes seríamos sin instagram?

Instagram es un arma de doble filo, desde el momento que creamos nuestra cuenta cada foto que posteamos es una imagen de nuestra vida que queremos mostrar, es un personaje que creamos para las redes, y en el que de alguna forma quedamos atrapados. Sé que como yo hay mucha gente a mi alrededor que antes de subir una foto se lo piensa, por un lado si es coherente, si el texto no será polémico, si hasta pega en mi perfil. Y aunque no quieras, después de postear, los likes, los comentarios o la falta de ellos te hacen plantearte la idoneidad de lo que has subido. Es dificil además desconectar de ello, te acompaña todo el día, es una sensación de autodefinición personal, de convalidación de que lo has hecho bien, y con el tiempo esa sensación de bien o mal exterior se convierte en tu espejo de referencia.

Las redes provocan inseguridad, es una examen constante, es presentarte ante el mundo y pedir que la gente reaccione a ello. El ciclo de juzgar a otro y ser juzgado a la vez te arrastra a un agujero en el que es facil quedarte, y que cuando te pone nervioso se suele traducir en un scroll infinito buscando algo que calme cierta ansiedad y la constatación de si otros tienen o no tienen esa aprobación que tu buscas.

Lo más gracioso es que en este camino de afirmación, likes y ansiedad hemos hecho billonario a instagram, con un modelo de negocio que consiste en mirarnos unos a otros y juzgarnos. En este artículo ella habla de su camino, ya que ha pasado por todos los estadios, desde influencer, a ser un negocio propio, a darse cuenta que necesitaba un cambio y a volver a divertirse con ella.

No tengo una conclusión sobre este tema, ya que creo que cada uno tiene sus complejos y certezas sobre su imagen y su recorrido en esta red social, y que estamos evolucionando a diario sobre nuestra relación con ella. Os dejo el artículo para que cada uno lo interprete como quiera.

Who would Tavi Gevinson be without Instagram

Apúntate a nuestra lista de espera Déjanos tu email para avisarte tan pronto este producto vuelva a tener stock, te llegará un acceso directo a la compra y serás el primero en recibirlo