Showcooking de Pepe Solla

Uno de los pilares de nuestro amor por Galicia es la comida. Este amor viene sobre todo de nuestra abuela Matilde, y sus hermanas Irene y Milita, que eran unas grandísimas cocineras, y que competían entre ellas en punto y en caldo gallego, del cual como buenas gallegas hacían potes para familias de 30 miembros en cada hornada, lo que las obligaba a repartir o a guardar durante meses cada vez.

Una de sus teorías más conocidas era que la patata gallega era la única que servía para hacer tortilla de patata, y que el agua en el que se lavaban y que se usaba para el caldo gallego debía ser de allí, que si no, no era lo mismo.

Apúntate a nuestra lista de espera Déjanos tu email para avisarte tan pronto este producto vuelva a tener stock, te llegará un acceso directo a la compra y serás el primero en recibirlo