Marzo y las redes sociales

Este mes de Marzo ha sido completo a más no poder, pasé más de 2 semanas en California, volví 1 semana y media al trabajo (con jet lag en la chepa) y 4 días de Semana Santa de vacaciones. Lo que en mi idioma es no tener tiempo para tener una buena rutina, pero en cambio mucho para pensar, y eso a veces es bueno y a veces es malísimo en opinión de mi hermana Elena.

Una cosa buena de tanto cambio fue las dos semanas de cambio horario que hacían que toda mi meticulosa organización de redes sociales saltara un poco por los aires. Soy una controladora, y me gusta subir los posts siempre la misma hora, contestar comentarios, mirar si las fotos gustan… y cuando al levantarte allí ya es mediodía en España no puedes hacer ese seguimiento en absoluto, al igual que ir buscando wifi tampoco ayudaba. Así que me relajé, dejé algunos posts programados y el resto tanto el equipo como yo nos los dividimos para que todo fuera igual que si yo estuviera.

Además ocurrió una cosa curiosa, que el algoritmo cuando consultas desde otro país cambia, o mejor dicho, premia a publicaciones de la hora que estás mirando, así que cuentas que hacía mil que no veía aparecieron de nuevo en mi radar y fue como descubrir un nuevo ig por completo. Vaya por delante que soy una enamorada de esta red social, no me quejo de algoritmos, ni de visualizaciones, ni de likes, es lo que es, una red social gratuita que me hace viajar sin moverme de casa y que lleva mi marca a los rincones más remotos, y repitamos todos, de forma gratuita! Así que tiene que haber anuncios porque obviamente la gente de facebook tiene la manía de comer 3 veces al día y de comprarse barcos y casas en Cabo, como todo millonario que se precie.

Y esta experiencia ha sido una catarsis! Toda esta parrafada para decir, que he decidido que nuestro instagram va a relajarse un poco, vamos a publicar menos, pero lo que hagamos lo haremos bien. Por supuesto el contenido y las fotos bonitas van a seguir existiendo, pero si no hay chicha no lo forzaremos.

También para tomarnos descansos de nosotras mismas, vamos a descansar más los fines de semana. Me dió que pensar, que si yo quiero que otros hagan una cosa, tengo que hacerla yo primero. El fin de semana debería ser un tiempo de calma y de hacer cosas que no haces entre semana, así que como dejar de ser controladora es imposible, y quiero leer más y sentarme con gente, va a haber menos publicaciones, y más si me apetece subo algo y si no, pues no.

Los podcast los dejaremos publicados los viernes a mediodía para que todos podamos escucharlos el fin de semana cuando queramos, con sus frases asociadas y algunas sorpresas extra que se nos han ocurrido.

Puede parecer un sinsentido que todo el mundo quiera publicar más, y llegar más lejos, y nosotras recortemos en favor de volver a los orígenes, pero es lo que nos apetece ahora, y como zubi es lo que nos apetece a nosotras, pues nos lo permitimos.

Nos vemos en los bares queridos!

Marzo y las redes sociales

Bajo el radar de Zubi: Sostenibilidad

Bajo el radar de Zubi: Sostenibilidad
El cambio climático está en boca de todos y claramente no porque sea algo positivo. En The New York Times publicaban hace unas semanas un artículo titulado “Humans Are Speeding Extinction and Altering the Natural World at an ‘Unprecedented’ Pace” bastante extenso pero de lo más ilustrativo (para los meros mortales que no somos expertos ... leer más

La música que suena en Zurbano 22 esta temporada

La música que suena en Zurbano 22 esta temporada
La música que suena en nuestra tienda es un detalle fundamental para mi, refleja nuestros gustos y nuestra personalidad. No vale cualquier música, varía dependiendo las series que vemos, las películas o los conciertos. Mientras escribo este post por cierto, se ha montado una discusión sobre la idoneidad de determinadas canciones en la tienda, ... leer más

La Misión de zubi

La Misión de zubi
Escribo este texto escuchando a Extremoduro en los cascos y bebiendo un smoothie de plátano en una cafetería hipsters en las que te vas a trabajar y nadie te mira raro. Llego a la conclusión que esta debo ser yo, una pura contradicción que mezcla lo que me gusta sin plantearme mucho el porqué ... leer más