Reflexiones para el nuevo curso

Reflexiones para el nuevo curso

Septiembre es el momento de la vuelta al cole, y la segunda oportunidad del año para hacer propósitos e intentar cumplirlos, menudo chollo! Nosotras los veranos los aprovechamos para hacer planes para el nuevo curso y para limpiar ideas y dejar sitio a otras nuevas. Es un trabajo que nos tomamos muy en serio porque tenemos que ser consecuentes con lo que somos y crecer y evolucionar cada año, somos un poco culos inquietos y el cambio nos da alas nuevas.

Yo este verano, dentro de mis tareas de comunicación, he revisado mucho instagram, he leído mucho y he observado mucho, y tengo una resolución firme para este nuevo ciclo. Puede parecer fácil hacer resoluciones, pero ni escribirlas ni cumplirlas lo son nunca. Soy muy de arranque por todo lo alto, y luego me desinflo un poco, pero por suerte tengo a Elena que es al revés y me ayuda a sacar adelante mis locuras, o a cortarlas cuando me voy de madre demasiado. Mi resolución para este nuevo año es:

 Mirar más lo bueno que tengo en mí y menos lo bueno que creo que tienen los otros.

Así de fácil y sencillo parece, pero en realidad no lo es tanto. Hay que mantener la guardia muy alta para centrarte en ti mismo y no en las distracciones externas, y decir NO muchas más veces que las que debes decir SI, que tampoco es sencillo.

Las revistas, las redes sociales y los cientos de canales de comunicación actuales se pasan el día mostrándonos una vida que no es la nuestra, ni mejor ni peor, simplemente otra. Unas vidas que generan envidia, y que en muchos casos nos hacen incluso sentir un poco mal. Cuándo estás en tu casa, con una pila de plancha, la ropa de otra temporada y sin dinero hasta que llegue la nómina, el ver que X está hiper arreglada cenando en un restaurante donde te encantaría estar, con gente que sigues y admiras y pasándoselo en grande, pues obviamente no te alegras y das saltos de alegría… das un like y maldices tu pila de ropa, tu trabajo aburrido y tu mala suerte. ¿Mala suerte? ¿Qué mala suerte?

Mucha gente echa la culpa a las redes sociales de mostrar una realidad distorsionada de felicidad, de momentos inalcanzables, en vez de mostrar la vida diaria. ¿Pero qué es la vida diaria?  La vida diaria de uno es la vida extraordinaria de otro, hay gente para la que tu vida y tu trabajo también es digna de envidia, y que cuando te sientas con la cena a ver la serie de Luis Miguel, comentar tu día a día y descansar… pues también hay muchos que soñarán con hacerlo.

Yo he decidido llenar mi vida de momentos extraordinarios, en realidad ya los tenía, pero he decidido vivirlos, estar presente, hacer mindfulness de mi rutina. Parte de esto se debe a que he visto muchas veces la trastienda de esa foto de instagram de X que te generó envidia mientras planchabas, al final es sólo una foto que en muchos casos es menos glamourosa de lo que crees, es un contrato o un instante que 5 minutos después ha desaparecido, y la cena en realidad duró 30 minutos y la comida no estaba tan buena. Es un poco como cuando te dicen que para que no te agobies hablando en público, te imagines a todos los presentes desnudos… pues más o menos!

Ayer hablaba con Eva Colorín de la boda de los Ferragnez, que a ella le parecía excesiva pero muy divertida, y yo creo que es tan excesiva como ellos, que se lo han debido pasar en grande, y que me imagino a sus tias del pueblo (que se veían en algún stories) flipando con que tuvieran que subirse a una noria. En este caso ellos eran consecuentes con su vida de exceso y sobre exceso, eran ellos mismos. Lo que no tiene sentido es que una persona normal quiera una boda de ese estilo, hay que ser consecuentes, y si nuestra vida es otra, nuestra imagen al exterior también debe serlo. Hay que fijarnos en lo bueno que tenemos y no compararnos, disfrutar del mundo de fantasía de otros y volver al nuestro con una sonrisa y disfrutando inténsamente de todo lo inusual que nos rodea.

También esto va mucho de cambiar hábitos, de investigar, de hacer inusual lo usual, de probar un nuevo entrenamiento, una nueva receta, un nuevo momento en familia y decidir si nos gusta, y si es que no, apartarlo y probar otra cosa, no estar quietos, llevar nuestra rutina a la felicidad y que cada momento sea extraordinario para nosotros. Dejar de mirar lo que hacen otros y hacerlo nosotros. Llenarnos de felicidad hasta echando gasolina, porque esa gasolinera es tan bonita que nos encanta ir, en vez de la otra que es como todas.

Este año en zubi y en nuestras vidas va de mirar dentro y ser felices con lo que tenemos, que es mucho. Se acabó compararnos con los grandes, porque ellos ya se empiezan a comparar con nosotros, y entender que no es oro todo lo que reluce, y que si dejamos de envidiar lo que tiene el otro, tendremos más tiempo para ser felices con lo que tenemos nosotros.

Related Products

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Accept our Privacy policy

  1. La Merienda a las 5

    No puedo estar más de acuerdo. En el fondo todos que lo que se muestra en IG es solo un contenido escogido, el lado bonito de una realidad , a lo mejor un 5% de la vida de uno, pasada por un filtro, y con un post pensado para llamar la atención del famoso algoritmo. Es verdad que estamos en la red para disfrutar, para ver cosas bonitas y no horrores, penas y tristezas, pero como muy bien dices tenemos que creernos de verdad que nosotros también tenemos ese 5% (o muchísimo más) de realidad bonita y dejar de compararnos sino aprovechar y disfrutar.
    En particular, siempre me habéis parecido muy auténticas y eso es lo que me atrae de vosotras y de vuestra marca. Seguid así!!!!

    • Mercedes Zubizarreta

      No puedo estar mas de acuerdo con tu apunte del 5%, incluso los que están todo el día en stories como los ferragnez cuánto suben al día, pues 20 stories de 15 segundos, eso hace 300 segundos de su vida, que son 5 minutos de 24 horas, ¿y creemos de verdad que sabemos todo de ellos? ¿de verdad? Empecemos a tener perspectiva y disfrutemos de nuestras 24 horas en vez de sus 5 minutos.
      Besos
      mer